Rebrote de coronavirus en Pekín

La capital china, Pekín, cerró ayer más negocios y bloques de apartamentos y las autoridades intensificaron el rastreo de contactos para contener un brote de covid-19; entretanto, en Shanghái, las personas cercadas protestaron contra el confinamiento y las dificultades para obtener provisiones, golpeando ollas y sartenes por las noches, según un testigo de Reuters y los residentes.
En Pekín, las autoridades se encontraban en una carrera contra reloj para detectar los casos de covid-19 y aislar a quienes habían estado cerca de ellos.

A pesar de llevar semanas de confinamiento desde principios de abril, la ciudad más grande de China reportó el pasado domingo 39 fallecimientos, su cifra más alta. La política de ‘covid cero’ para erradicar su peor brote desde 2020 ha impulsado a llevar a cabo confinamientos severos y pruebas masivas. Y el mismo futuro les augura a los 21 millones de habitantes en la capital china, donde las autoridades aseguran vivir una «situación difícil» tras un aumento de contagios.

Por el momento China está aplicando medidas no tan drásticas en la capital, donde se han cerrado zonas residenciales con casos positivos registrados, se ha instado a las compañías a permitir el teletrabajo y se ha suspendido el turismo en grupo antes del 1 de mayo, aunque las autoridades han pedido a los residentes que no dejen la ciudad por esta festividad salvo que sea totalmente necesario. Si estas medidas no consiguen frenar el alza de los contagios, es bastante probable que los 21 millones de habitantes de Pekín se deban someter a un nuevo cerrojazo.

Compartelo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.